viernes, 18 de octubre de 2013

LACTARIUS RUGATUS a la plancha

Estamos en tiempo de setas y que mejor receta que unas setas para poder degustar después de una buena caminata para encontrarlas.
La seta que hoy nos ocupa es el lactarius rugatus, que aunque algunas personas lo pueden confundir con una rúsula, se diferencia de ésta de una forma bastante clara.
Y os explicaré porqué.
En primer lugar, esta seta presenta un color tirando a naranja o a rojo teja, a veces algo más oscuro, pero tiene como peculiaridad que la superficie de su sombrero nunca está húmedo como las rúsulas, sino que siempre está mate, de aspecto aterciopelado. Es una seta preciosa de aspecto.
El nombre común es Níscalo Arrugado (en Catalunya se la conoce como Lleterola). Crece en bosques mixtos entre encinas, robles y pinos.


El pié también es rosado más claro que el sombrero, y por debajo, las láminas presentan gotas de un líquido lechoso de color blanco.




Observad las gotas blancas de tipo lechoso de sus láminas
















INGREDIENTES PARA 2 PERSONAS:
 500  gramos de setas Lactarius Rugatus
 1 diente de ajo
 sal
 Aceite de oliva

PREPARACIÓN:
Comprobar las setas una por una, ya que se curcan con facilidad. Limpiarlas bien lavándolas con agua para eliminar posibles restos de tierra.
Trocearlas.

Lavar y cortar la setas a trozos
A continuación trocearemos finamente el diente de ajo.Verter un chorrito de aceite sobre la plancha o sobre la sartén. Una vez caliente, añadir las setas troceadas, y salar al gusto.
En una sartén, pondremos un chorrito de aceite, un diente de ajo finamente troceado y lo cocinaremos todo a la plancha

Cocinar hasta que dejen de soltar líquido y salar al gusto



Servirlas bien calientes, no dejarlas enfriar. Son un buen acompañante de carnes.
Os aseguro que os gustará de verdad. Es una seta más suave que el níscalo. Es más, si queréis suavizar el sabor tan fuerte de los níscalos, mezclarlos con esta seta y veréis como el sabor queda suavizado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada